El lector

Por José Binetti


Critica de la película el lector que en un principio parecerá bastante absurda. Pero una vez introducido en la lectura mas avanzada (digamos el quinto renglón) no tendrá otra opción que apoyarse las palmas en la cabeza y decir a viva voz, ¡¡¡Huy dios mío!!! ¡¡¡Que razón que tiene este tipo!!!!


Existen sólo dos formas.
Dos únicas formas, en que la vida nos permite sentarnos a ver una novela hecha película.
La primera, y bastante recomendable, es presentándose uno con la credencial de total ignorancia. Con la ausencia total de datos sobre la obra previa. Mejor dicho, sin haber leído la obra en que se basa la película.
La segunda, menos recomendada, es habiendo leído la novela, cuento, historieta (tan de moda por estos tiempos), videojuego (nunca vaya a ver una película basada en un videojuego), etc.
Así me encontré yo, de la segunda manera, ante la película el lector. Desde este lugar algo incomodo. Juzgando un poco de más, comencé a verla. Es muy complicado, note, no ponerse en ese lugar. Por lo que debe ser aun más complicado realizar una adaptación cinematográfica.
Sobre el tema de adaptar una novela al lenguaje cinematográfico existen escritos muchísimos textos. Incluso libros. Pero he de quedarme con algo sencillo, con una duda mas que plantea François Truffaut a Afred Hitchcock (sepamos que muchas de las películas de este autor, están basadas en novelas. La mayoría olvidables, eso si.)
“El cine según Hitchcock” (ed. Alianza)
F.T.: ¿Y una obra maestra es, por definición, algo que ha encontrado su forma perfecta, su forma definitiva?
A.H. Exactamente.
Una duda que se detiene ante películas como “La naranja mecánica”, “Almuerzo desnudo”, “Pánico y locura en las Vegas”, etc.
Todas grandes películas de grandes novelas.
Pero hablemos de “El lector” Poco aporta el film a la adaptación al libro. Incluso lo diluye un poco.
Para comenzar, la elección de un joven (obviamente mucho mayor que el del libro) nos plantea varias preguntas. Una de ellas es respondida pocos minutos después del comienzo del film. El joven tiene que tener sexo con la mujer mayor. Por lo que, producción manda, y cambiamos a un niño de catorce años, por uno de dieciocho que aparenta diecinueve y dice tener dieciséis.
Esto también abre otro signo de interrogación:
¿Es imposible filmar una película donde un joven preadolescente tenga una relación sexual con alguien mayor? No soy yo quien debe responder a esta pregunta. Sino ustedes como público los que deben (sépanlo) decidir esto.
En la condensación, necesaria a toda adaptación, se pierde la relación del personaje principal con su padre, y con esto el choque generacional que le da un poco más de sentido a la obra. Se pierde el juego de miradas durante el juicio entre ellos dos.
Y lo que es más importante, se pierde el planteo de: ¿Qué debemos hacer? ¿Qué podemos hacer? No con el nazismo, eso lo debemos saber todos, sino con la historia. ¿Cómo podemos aceptar la historia como algo rígido?
El libro logra hacernos ese planteo. Una pregunta que queda sin respuesta. ¿La historia es algo vivo, una fuerza que atraviesa no solo a un individuo, sino a todos los individuos desde su subjetividad? ¿Cómo debemos enfrentarnos ante el nazismo (la dictadura militar ¿por qué no?) nosotros que no vivimos directamente esa herida aun abierta? ¿Cuál es el lugar de la “humanidad” en la construcción de la historia? ¿Qué lugar debemos tomar las nuevas generaciones sobre la historia de nuestros padres?
Tampoco tengo una respuesta sobre esto, debemos hallarla todos.
Lo que si aporta la película es:
Una nueva mirada hacia el nazismo. Una mirada mucho más cercana y comprometida. Una mirada mucho menos vergonzosa hacia los sobrevivientes al holocausto.
Lo que si aporta la película, y d e muy buen modo, es una historieta de Tin Tin, guiño del autor para aquellos que sepan de donde viene la historieta esta historieta (en caso de que usted no lo sepa, deléitese con “Tin tin et moi” de Anders Hogsbro Ostergaard)
Aporta muy buenas actuaciones, destacable en el caso de Kate Winslet (para aquellos que no sepan quien es, recomiendo antes de ver “El lector” ver el capitulo de extras en donde ella aparece). También destacándose en la actuación.
Si aporta un excelente tratamiento de sonido (acaso lo mas lejano a una novela)
Un manejo muy bueno de la sorpresa.
Por lo que si usted no leyó el libro, vaya a verla sin dudas, le gustara.






Dirección:

jimenarepetto@gmail.com

Ariana Pérez Artaso
capullodealeli@gmail.com

Equipo de redacción:
Marilyn Botta
Carmela Marrero
Guido Maltz

Diseño y moderación:
Pablo Hernán Rodríguez Zivic
elsonidoq@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos y/o entrevistas son exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de Revista Siamesa